lunes, 11 de abril de 2011

Ciclo "Morente Trovador" Luis Pastor Palacio de los Condes de Gabia 8 abril 2011

Asuncion Perez Cotarelo

Luis Pastor y su Timple Canario

Luis Pastor

Luis Pastor

Luis Pastor

Lourdes Guerra y Luis Pastor
Calurosa tarde de abril de nuevo en el Palacio de los Condes de Gabia; Asunción Pérez Cotarelo en el escenario, frente al micrófono recordó la época de su juventud, época revolucionaria en el barrio de Vallecas en Madrid, cuando el joven Luis Pastor era un ídolo de la juventud y cantaba a todo lo que había que cantar entonces. Y dio paso al cantautor, quien en vez de aparecer en el escenario, nos sorprendió al escuchar su voz desde atrás, salió de la oscuridad cantando sin micrófono y entre el público, tocando un timple canario y bailando suave y rítmicamente.

Cantó “Borra de mí esta tristeza” y desde el principio, consiguió implicar al público tarareando el estribillo ( arararié,ararariea,arararié, aié, aié).

Me llamó la atención que con su pie derecho llevaba el ritmo, ya que tenía una pulsera de no sabría decir qué objetos que sonaban suaves y agradables; de igual forma parecía un simpático hombre orquesta, haciendo sonidos rítmicos con la boca y los labios y tarareando de una forma muy especial.

Habló de la genialidad de Morente y nos leyó un poema que le había escrito al maestro granadino: “La voz diferente”.-“ …..amigo Morente tu cante ya es grande, ahora y por siempre…”

A lo largo de la noche y acompañado por Lourdes Guerra, cantaron ambos un amplio repertorio de canciones con las que nos hicieron disfrutar.

Nos deleitó con algunas canciones de las que había musicado de los poemas de Miguel Hernández; otras canciones de Joao Afonso con el que compartió escenario en España en varias ocasiones.

Cantó también canciones de su disco libro “ En esta esquina del mundo” donde musicó en portugués poemas de José Saramago.

Nos explicaba que aprendió de los portugueses a cantar ”a capella” y nos lo demostró en un par de canciones.

Nombres de canciones como “Mariposa de Noviembre”, “Soy tú”, “Agua en Abril”, “Soy un rayo”, ”Tiempo y silencio” entre otras nos hicieron pasar unos momentos entrañables. Al finalizar le pidieron varias canciones entre las que le solicitaron “Con tu puedo y mi quiero”

Y por último se volvió a colar entre el público para tocar su timple y contagiarnos de sus movimientos y de su ritmo.

Luis Pastor, un hombre nacido en el 52 pero que a mí me hizo ver a un joven de pelo plateado y flequillo saltarín, el rey del tarareo y la música con boca, cuerpo y pies, un niño divertido dentro de un cuerpo grande. Cantautor de voz áspera y suave a la vez, que derrochaba simpatía sobre el escenario y fuera de él, cercano y encantador y del que yo diría: ¡qué marchón tenía!. Con él, Lourdes Guerra, una voz dulce que me pareció que envolvía el escenario en un sutil aroma a vainilla.

Al finalizar, pidió un aplauso para Morente.

A media actuación leyó un fabuloso poema titulado “¿Qué fue de los cantautores?” lleno de verdad y sin dejar de ser una protesta.

Y yo entusiasmada y con el corazón encendido con lo que he disfrutado en este homenaje a Morente, redescubriendo el encanto de los cantautores antes escuchados en mi tocadiscos y en estos días escuchándoles de cerca, me gustaría decirles a ellos y a los nuevos cantautores que puedan surgir y humildemente dedicado a Luis Pastor, a Raúl Alcover y a nuestro amigo Juan Trova que tanto nos han hecho disfrutar en estos días:

“Cantautores que fuisteis capaces con vuestra voz y vuestras letras, de estremecer a la gente, de hacerlos levantarse y unir su voz , vosotros transmitiendo vuestro sentir contra la injusticia, con el corazón en carne viva y casi a punto de ebullición:

Tenéis que seguir estando ahí, llenáis el escenario de fuerza y ternura a la vez, con sólo vuestra voz y una guitarra y el alma de bandolera.

No nos quitéis el privilegio de estremecernos juntos siguiendo vuestras canciones, y seguid cantando desventuras e injusticias, que por desgracia no cesan, y de vez en cuando cantad también a las virtudes y al amor, y hacednos bailar en la risa que quizá sea lo único capaz de unir a los humanos.

Salid de las trincheras, que no se esconda ninguno, ni por canas ni desidia, que fuera siempre habrá miles de corazones dormidos esperando a que los despertéis, porque vuestros versos SÍ ARREBATAN a todos desde vuestra ilusión.”

Mª Jose León

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada