jueves, 11 de agosto de 2011

Donde tú alumbras. A Enrique Morente. VIII edición Poesia en el Laurel 9 agosto 2011

Pedro Enriquez


Soleá Morente y Antonio Iglesias Alcalde de la Zubia

Antonio Arias

Lagartija Nick

Primi Sanz

Juan Diego

José Sánchez Montes

Tato Rebora

Luis Garcia Montero

Vicente Coves

José Vélez

Enrique Moratalla

Raul Alcover


Juan Pinilla

Juan Pinilla y Paco Cortés

Miguel Ángel Cortés

Jaime "El Parrón"
Antonio Campos

Enrique Montoyita e Hijo

Marina Heredia

Marina Heredia

Carmen Linares acompañada por su hijo

Pedro Enriquez y Juan Diego
¡FELICIDADES MAESTRO!



A lo largo de este año de “ausencia” de Enrique Morente, supongo que el número de homenajes realizados en su nombre, han sido bastantes y en cada uno de ellos habrá estado presente el sentimiento de pérdida y en consecuencia la añoranza de alguien valioso y querido como artista y como un buen ser humano.

El pasado martes 9 de Agosto, en los Jardines de San Luis el Real de La Zubia, inaugurando la VIII edición de Poesía en el Laurel, Pedro Enríquez, organizador del evento, consiguió reunir a un numeroso y selecto grupo de amigos y seguidores de Enrique Morente. Su hija Soleá acudió en representación de la familia para recibir el trofeo conmemorativo de Poesía en el Laurel de manos del alcalde de La Zubia Antonio Iglesias, además del cariño y complicidad cercana de todos los que actuaron en esta mágica noche.

El acto, titulado “Donde tú alumbras”, reunió a Lagartija Nick con su ritmo trepidante; Juan Diego con su fabulosa interpretación llena de sentimiento, con la que consiguió erizarnos la piel; el director de cine José Sánchez Montes que relató anécdotas compartidas en horas de rodaje con el maestro; el director de la Tertulia Tato Rébora con sus sentidas palabras; el poeta Luis García Montero que habló con un cariño especial de su amigo Enrique; Enrique Moratalla y su interpretación magistral de la canción “Chiquilín de Bachín” al que acompañaron José Vélez al violín y Vicente Coves a la guitarra; Raúl Alcover con su voz limpia y sentida , quien dijo compartir con su amigo Enrique el amor por los poetas y por el mundo del toreo; y como colofón el mundo del flamenco con las magistrales interpretaciones de los cantaores Juan Pinilla acompañado de Paco Cortés canto con la fuerza que lo caracteriza por murcianas, Jaime Heredia “el Parrón” con la guitarra de Miguel Ángel Cortés canto con garra y poderío una Soleá, Antonio Campos con el acompañamiento a la guitarra de Pepe Montoyita y su hijo, Marina Heredia canto por Malagueñas y unos Tangos y elevo con su voz el homenaje de Morente a la categoría de espectáculo único, estuvo acompañada a la guitarra por Miguel Ángel Cortés y Carmen Linares acompañada a la guitarra por su hijo Eduardo y Paco Cortés canto con elegancia y maestría por Granainas.

Resultó ser una velada llena de arte, de recuerdos y de sentimientos de amistad sincera. Pero, aunque había añoranza de alguien que estaba ausente, que como muy bien dijo García Montero, “en el caso de Enrique esa ausencia era otra forma de estar presente, aunque su silla y su copa estuviesen vacías, aunque la muerte hubiese interrumpido una cita”, de algún modo esta vez la muerte no había vencido del todo; la vida del maestro iba de mano en mano como una antorcha que se pasaban de unos a otros sus amigos y admiradores.

En aquella noche de poesía y música en el Laurel más que tristeza, se respiró un envolvente ambiente de amistad, gratitud y arte. No conocí a Enrique Morente en persona, pero si me lo encontrara de frente, le diría: ¡Felicidades Maestro!, conseguiste estar vivo después de la muerte en el corazón de tus amigos; fuiste como un generoso aljibe del Albayzín que diste de beber a todos los que te conocieron y, ahora que no estás, en sus corazones regados por tu agua de amistad, han brotado flores que te recordarán siempre como artista y como buen amigo y que te devolverán con creces la gratitud que tú les diste cuando tu presencia y tu voz seguían aquí entre nosotros.

Maria José león

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada